LLAMANOS
+56 988340915

BAJOS PRECIOS Y OFERTAS

Monitoreo permanente de las ofertas del mercado retail para mantener precios convenientes para cualquier bolsillo

Despacho

Enviamos a todo Chile

Desratizador Ultrasónico NGE-081

  • Codigo: 04
  • Estado: NUEVO
  • Diponibilidad en: Chile
  • Stock: 10
  • Precio: Cotizar
  • Consultar por este Servicio
  • Detalles:

     

    MODELO NGE-081

    Industrial/interior-exterior-12 Bocinas ultrasónicas reforzadas

    Área de protección interior hasta 1200 m2


    Características del ultrasonido

    Las hondas ultrasónicas se comportan en forma muy similar a los sonidos audibles generados por equipos amplificadores de música. Los emisores ultrasónicos del equipo se pueden instalar de tal manera de producir un efecto y cobertura tipo estéreo.

    La onda ultrasónica que emite cada emisor del equipo NGE se puede visualizar como una onda de sonido primario que emana a 90° de la parte frontal del emisor. Para los mejores resultados enfoque los emisores hacia las áreas de mayor infestación.

    Aun cuando cada emisor puede llegar a cubrir 50 m2 interiores (Modelo NGE-078) y (Modelo NGE-079) o 200 m2 interiores (Modelo NGE-080) y (Modelo NGE-081) el grado de protección “variara según la naturaleza de la construcción, el tipo de piso  el tipo de artículos almacenados”.

    Los roedores “residentes” demoran entre 5 a 15 días en abandonar el lugar protegido

     

    Entre más sólida es  la construcción, el piso y los artículos almacenados mayor es la efectividad de cada emisor ya que esto mejora la propagación, el rebote y eco del ultrasonido.

    Estructuras de madera absorben más ondas que las de concreto como así también lugares donde se almacenan granos u otros objetos blandos. En estos casos se necesitara una mayor  concentración de emisores ultrasónicos. En zonas abiertas el área de protección de cada emisor se reduce significativamente.

    Como afecta el ultrasonido a los roedores y murciélagos

    Estos animales escuchan diferentes vibraciones y tonos, algunos sónicos que podemos escuchar y otros ultrasónicos que no escuchamos. Son estos sonidos, inaudibles e inofensivos para el ser humano y animales domésticos, que más afectan a los roedores y murciélagos. Interfieren su alimentación, comunicación, reproducción y comportamiento social. Esto rompe su hábitat haciéndoles intolerable permanecer en los lugares, bajo constante bombardeo de ondas ultrasónicas.